Javí Martínez se sincera y cuenta en primera persona su “intrusión” en Lezama: “Sí, fui yo…”

El actual jugador del Bayern cuenta la historia sucedida en 2012 en Lezama en el verano en el que dejó el club rojiblanco
javi martinez lezama
Foto: @wwwsportsdepot

Cinco años después de la marcha de Javi Martínez del Athletic, el futbolista navarro se ha sincerado para The Players Tribune, relatando qué sucedió en aquel verano de 2012 en el que se acercó a Lezama para recoger sus pertenencias. “Sí, es verdad… Fui yo”, manifiesta.

“Apenas después de las 2 de la madrugada en una agradable noche de septiembre de 2012, un hombre ebrio saltaba la valla de Lezama al este de las afueras de Bilbao… Era Javi Martínez”, reza la introducción del relato.

“Pero el resto de la historia de esta pequeña graciosa travesura, tal y como se publicó en los periódicos, es errónea. Me hace reír cuando pienso sobre ella ahora, años después.

Tras seis buenos años en el Athletic, el Bayern Munich tocó la puerta. Fue complicado. Había varios equipos interesados en mi, pero habíamos llegado a dos finales con Marcelo Bielsa y desafortunadamente no ganamos ninguna de las dos.

Me dije a mi mismo que no podía salir de esa manera, y que debía quedarme para lograr un trofeo con el Athletic. Pero en el fútbol, las cosas pueden cambiar de un día para otro. Un día estás en la cima del mundo, y después tienes un mes malo o dos y estás en lo más bajo y nadie te quiere. Supe que tenia una una oportunidad única para seguir adelante tras una temporada fantástica y tenía que cogerla. Era el momento correcto.

Cuando el Athletic persistio en su idea de que solo saldría por la cláusula, solo dos equipos seguían interesador. Uno inglés y otro alemán. Las ofertas eran similares, de hecho la del equipo inglés era superior. Pero cando el Bayern me pregunto si quería jugar para ellos… Bueno, fue trenemdo. No había duda de que quería jugar para el Bayern.

Debido a que el traspaso se realizo a finales de agosto, no tuve tiempo de despedirme de mis compañeros y recoger mis pertenencias de Lezama hasta el parón de selecciones.Y es ahí cuando ocurrió el curioso incidente en Lezama, aunque no de la manera dramática que se contó por aquel entonces.

Había llamado al club para pasarme sobre medioddía por allí, pero dijeron que no. Ir antes del entrenamiento pensaron que podría crear cierto malestar. Lo entiendo, no tuve ningún problema por ello. Pero mis zapatillas seguían ahí, junto a mi ropa y mi portatil. Todo estaba en mi taquilla.

Estuve por la ciudad todo el día, así que a las 21:30 o así, no a las 2:00, fui a recoger mis cosas. Toque el timbre para que me abriera seguridad durante 15 minutos, pero nadie vino. Se estaban llevando a cabo unas obras por esa época, así que supongo que el timbre no funcionaba. Llamé al delegado, pero no contestó al teléfono. Sabía por mis años en Lezama que había otra entrada, cerca de los vestuarios, así que me acerque para pedir al guardia de seguridad, Iker, que me dejara pasar.

“Iker, Iker, abre por favor”, grité.

Y… eso fue todo. No pasó nada más. Imaginad mi reacción al día siguiente, cuando se decía que había aparecido allí borracho y me había pegado con el guarda. ¡Madre mía! Alguien se inventó una buena historia. Ahora solo puedo reírme sobre ello. ¿Por aquel entonces? Simplemente estaba estupefacto.

Es una dura lección. Pasas años de tu vida en un club, dando todo lo que tienes, y de repente al final las cosas se presentan como a uno le interesa. Pero yo siempre estaré orgulloso de mi etapa en el Athletic. Fue como mi estar con mi familia”.

Secciones
#OrainAthletic#OrainFútbol#OrainFutbolInternacional#OrainPortada

Relacionado con