Landa se exhibe en la subida Arrate y Roglic se lleva la Itzulia 2018

Landa se exhibe pero Roglic se lleva la Itzulia a pesar de sufrir una caída al inicio de la etapa...
IMG_20180407_185308.jpg

Enric Mas (Quick-Step) se impuso en solitario en la sexta y última etapa de la Itzulia 2018, Eibar-Arrate (122,2 kms.), una jornada en la que se exhibió Mikel Landa (Movistar) en el último de los ocho puertos del día y en la que el esloveno Primoz Roglic (Lotto NL-Jumbo) aguantó de su merecido triunfo final.

Mas se impuso en el Santuario de Arrate, una cima icónica en el ciclismo euskaldun, sobreviviendo de la escapada del día, en la que llegó a estar acompañado por otros trece corredores.

Roglic se sobrepuso a un caída masiva en los primeros kilómetros de la etapa y de la que acabó más tocado de lo que parecía tras su gran rendimiento durante la carrera.

El esloveno, que se quedó cortado y llegó a estar a un minuto de sus rivales, llegó a meta, noveno a 54 segundos de Mas, sangrando por el codo derecho, con un golpe en el lado derecho del cuerpo y con el maillot roto.

Landa amagó con varios acelerones durante la etapa, pero no lanzó su ataque más poderoso hasta la última ascensión, la pared a Matsaria, con tramos por encima del 22 por ciento, pero el triunfo se le fue al final por 12 segundos y la dura resistencia de Mas.

Completó el podio de la etapa y también de la general un Ion Izagirre agresivo y al ataque durante la jornada. En Arrate fue tercero, a 27 segundos de Mas, y en la general final también tercero, a 1:42 de Roglic y a 33 de Landa, quien acabó a 1:09 del esloveno tras recortarle hoy 48 segundos.

El líder del Lotto-Jumbo aguantó en las dos primeras etapas los latigazos del francés Julian Alaphilippe (Quick-Step), ganador en Zarautz y Bermeo; dio un golpe sobre la mesa en la contrarreloj de Lodosa el jueves y en las dos últimas etapas controló sin problemas a un Landa que solo pudo dejarle de rueda cuando ya era casi imposible que le sacase el 1:57 que le llevaba de ventaja.

El balear no pudo elegir mejor sitio para lograr su primera victoria como profesional, con solo 23 años de edad, y dando continuidad a la extraordinaria campaña del Quick-Step, que suma ya 24 triunfos en 2018.

Aguantó como un jabato como superviviente de la escapada y echó por tierra los cálculos de Landa, quien hoy que quería ganar y quedó segundo. Como también quedó en un segundo peldaño en la general, en la que le penalizó su mal día en la primera etapa, cuando no pudo seguir a Alaphilippe y Roglic y su inferioridad contra el crono respecto al esloveno.

También tuvo su cuota de protagonismo Ion Izagirre, como Landa mejor al final que al principio y tercero tanto en Arrate como en la general. En la que Nairo Quintana, que trabajó hoy unos metros en Matsaria para Landa, se aupó a la quinta plaza, a 3:17 de Roglic.

Una caída masiva en el km.4 en la que se vio involucrado el líder Roglic dio emoción e incertidumbre a unos primeros kilómetros en los que el esloveno llegó a verse a un minuto del resto de favoritos en el km.10 y luego fue recuperando hasta que cazó en el km.18.

En esos momentos contó con el apoyo de un Lotto-Jumbo que luego desapareció de las primeras posiciones.

Varios ataques en el pelotón concretaron la escapada del día, una fuga que fue primero de seis corredores y acabó siendo de 14, con Mas, Verona y Hamilton (Mitchelton-Scott), David López y Geoghegan (SKY), Hansen (Astana), Mülhberger (Bora-Hangrohe), Rojas y Betancur (Movistar), De Gendt (Lotto Soudal), Gorka Izagirre (Bahrein), José Herrada (Cofidis), Madouas (Groupama) y Zakarin (Katusha).

Con la llegada de Ixua (1ª; km.90) aparecieron los hombres importantes y unos acelerones de Ion Izagirre y Mikel Landa, y un posterior ataque de Nairo Quintana tuvieron cumplida respuesta de Roglic, decidido a salir a todos los ataques.

Esos ataques en cabeza del pelotón hicieron daño a la fuga, que se fue quedando sin corredores, pero en la que aguantó el prometedor balear incluso en las rampas imposibles de Matsaria, último punto clave de la carrera.

Allí atacó Landa, le acompañó unos metros Quintana y se quedó el dolorido Roglic. Aunque el esloveno ya sabía que la vuelta era suya y que el trabajo de toda la semana siempre en cabeza le hacía digno y merecedor sucesor de Alejandro Valverde en el palmarés de la prueba.

Secciones
#OrainCliclismo#OrainPortada

Relacionado con